EL ENFOQUE ECOLÓGICO EN LA RSE (I)

INTERVENCIÓN SOCIAL Y RESPONSABLE: EL ENFOQUE ECOLÓGICO EN LA RSE (I)
A estas alturas del vertiginoso SXXI en que vivimos y, quizás un poco tarde, realizar una aproximación a las bases teóricas y la epistemología del Trabajo Social Comunitario se nos antoja, simplemente, indispensable para entender el enfoque de Acompaña en sus acciones de RSE. Por ello, en esta particularísima reflexión que presentamos, quisiéramos centrarnos en lo que entendemos que significa la correcta interpretación del nuevo paradigma que estimule una conciencia social basada en una nueva forma de pensar, de ver y de actuar ante la realidad social. Se trata de potenciar aquellos modelos teóricos basados en la perspectiva ecológica, la intervención con redes sociales y de apoyo social con el objeto de repercutir en la calidad y calidez de las acciones profesionales responsables.

Freire, Villasante o Bauman han sido y serán fuentes obligadas para explicar y entender este nuevo paradigma pero como, de alguna manera, han sido los autores de los que más hemos bebido para proyectar los análisis personales que hemos realizado sobre los aspectos teóricos de la RSE, esta vez fijaremos nuestra atención en la brillante Silvia Navarro.

Tal y como repite a lo largo de su libro Redes sociales y construcción comunitaria: creando (con)textos para una acción social ecológica su intención es la de hacernos reflexionar concediéndonos la posibilidad de ejercer nuestro derecho a ser libres que, en último caso, tan sólo se trata de la posibilidad que tenemos unos pocos afortunados de poder elegir. Poder elegir nuestro campo de intervención profesional, poder elegir nuestra forma de intervención, poder elegir, en suma, entre trabajar en el ámbito de la RSE y hacer bien nuestro trabajo, o limitarnos a ejecutar de manera lineal los encargos profesionales que se nos realicen. Es evidente que fórmulas mágicas, la autora, no nos da pero no es menos cierto que en las múltiples pequeñas reflexiones que se hace en voz alta, es difícil no encontrar alguna que pueda servir de guía en nuestro quehacer profesional.

Confundir ecologismo social con intervención ecológica es muy fácil. Todavía más fácil resulta la equivocación cuando, como es nuestro caso, las lecturas sobre modelos de intervención que hemos realizado a lo largo de estos últimos años han estado siempre enfocadas a la proyección de un falso conocimiento sobre la responsabilidad social.

Casi sin querer, la autora nos introduce de manera muy amena en la perspectiva ecológica. En este sentido, debemos confesar, que las aportaciones de otros autores, incluso las de Llobet y Cortés, nuca nos dejaron tan satisfechos como las de Silvia Navarro. Quizás algunas publicaciones de Cristina de Robertis puedan llegar a ser tan claras como las que nos ocupa. Lo cierto es que de un plumazo, casi sin darnos cuenta, nos ha preparado para comprender la importancia que las redes sociales y el apoyo social tienen en el correcto desarrollo del modelo ecológico en la intervención social y que bien pueden aplicarse a la RSE. Se trata de la abolición del método básico de Trabajo Social. La propuesta ecológica elimina las barreas existentes entre los tres métodos de intervención establecidos: caso, grupo y comunidades. He aquí otra sorpresa más de las aportaciones de Silvia Navarro. Defiende la autora la necesidad de inventar historias colectivas partiendo de las historias individuales y viceversa. La perspectiva ecológica nos obliga a despojarnos de la venda con la que estamos siendo formados. Sostiene Silvia Navarro, que no sólo basta con identificar al protagonista de nuestra historia si no que además va a ser necesario identificar al resto de personajes que van a actuar en ella. Esta historia se va a desarrollar dentro del marco del escenario de la vida cotidiana de nuestros personajes, protagonistas o no. Por lo tanto, las referencias a los momentos críticos o a las situaciones difíciles tendrán que ser referidas al momento del ciclo vital del/la protagonista. Pero lo más importante en este momento es que no sólo vamos a rescatar las barreras, impedimentos, en definitiva, eso que nos cuesta muy poco identificar como es la problemática que rodea a los protagonistas de nuestras historias. Se trata de trabajar con algo para lo que todavía no estamos suficientemente preparados: descubrir, contar y reforzar aquellos puntos fuertes, posibilidades, oportunidades, asideros, ventajas y grandezas de los/las protagonistas de nuestras historias. Si a esto le unimos la posibilidad de enlazar las redes de apoyo natural, social e institucional con las que todos contamos seremos capaces de rescribir las historias sociales de nuestras vidas.

Leave a reply