Mary Richmond: pionera de la RSE

Share

Por Fernando Torres Ruiz

 

Mary E. Richmond: la importancia del Método en RSE

 

Diagnostico Social es el título de uno de los primeros libros de teoría sobre el Trabajo Social. Su publicación en 1917, supuso la culminación de la ardua tarea de proyectar y sistematizar el trabajo de las friendly visitors en Estados Unidos durante las últimas décadas del S.XIX y los primeros años del S.XX.

 

Su autora Mary E. Richmond, fue una de las pioneras de la profesión y su legado no sólo ha servido para consolidar al Trabajo Social como una ciencia del estudio de la realidad social de los individuos, grupos y comunidades para su mejora. Con la perspectiva de la experiencia como profesional independiente del Trabajo Social también asumo su legado como una referencia teórica para el proceso de implantación de la Responsabilidad Social en las organizaciones.  Al igual que hicieron los pioneros del Trabajo Social, la RSE ha abandonado la intervención basada en las buenas intenciones y se ha alojado en el intento de sistematizar los procesos de buen gobierno sometiendo los procesos de la actividad profesional a un análisis crítico, riguroso y exigentes con las necesidades de las sociedades plurales del S.XXI.

 

El trabajo con personas precisaba de herramientas, hoy llamadas de gestión, capaces de dar respuesta a las dificultades y necesidades. La evidencia social, el diagnóstico social y el tratamiento social, se articularon sobre un método de intervención aún vigente sobre los principios de gestión ética y socialmente responsable. Se trataba de situar a las personas en la centralidad y, a partir de ahí, poner en relación a su entorno familiar, laboral, cultural, físico y  emocional con el objeto de atender y entender su realidad social. Todo ello, desde el respeto, la aceptación exenta de juicio y la creencia de las capacidades humanas y, en muchos casos, desde la aportación voluntaria de los que, más tarde, se convirtieron en  profesionales de la ayuda.

 

De manera paralela, la RSE que hoy en día conocemos, supone dar respuesta hasta hoy, casi de manera voluntaria, a las demandas modernas de transparencia e integridad en la actividad profesionale. Para ello, las organizaciones precisan de herramientas de gestión que impregnen de sentido común su estrategia y procesos, que faciliten el diálogo y el conocimiento de sus grupos de interés y que  fomenten la transparencia y la comunicación. Tal y como la sociedad de principios del siglo pasado necesitaba dotar a los profesionales venidos de la práctica de un fundamento teórico a su función, hoy en día, las organizaciones necesitan de profesionales capacitados y cualificados generar dar valor, más allá de lo económico, a su actividad.

 

El método utilizado en la ciencia del Trabajo Social (investigación, diagnóstico, planificación, gestión/ejecución y evaluación) valida y complementa la gestión ética de las organizaciones a través de la Norma SGE 21, propiedad de Forética (http://sge21.foretica.org/). Como en su momento hizo M.E. Richmond, esta entidad se cuestionó la manera de poner en valor una cultura de empresa basada en la responsabilidad social de todas las personas que la forman, frente a la sociedad y el entorno.

 

Además, existen otras herramientas a disposición de empresas y profesionales para sistematizar la gestión ética y responsable en las organizaciones y alcanzar una certificación de prestigio y reconocimiento mundial, entre las que destacan:

  • Global Reporting Initiative (GRI) https://www.globalreporting.org/Pages/default.aspx quizá la metodología más reconocida en materia de reporting, se ha consolidado como la herramienta principal en la elaboración de memorias de sostenibilidad.
  • AA1000 Serie http://www.accountability.org/ nació con vocación de integrar la gestión, la auditoría y la comunicación de los aspectos relativos a la RSE
  • Social Accountability (SA8000) http://sa-intl.org/ se trata de una norma de mínimos y centra la obligación de extender la norma a la cadena de proveedores por lo que implantación está muy extendida en los países emergentes.
Share

Leave a reply